lunes, 22 de febrero de 2016

♥ UNA CENICIENTA EN LA OFICINA, Pilar Parralejo



SINOPSIS:
      La vida de Vivian, una secretaria de dirección de origen humilde, da un giro el día en que el presidente de una multinacional decide contratarla como asistente de su hijo Daniel, el apuesto director de la empresa. 
       A pesar de sus reticencias iniciales, el ejecutivo finalmente aceptará la ayuda de Vivian y ella se convertirá en una persona imprescindible para él... no sólo en el trabajo.
        La vida sentimental de Daniel, que sale con una bella modelo de reconocimiento internacional, se verá tambaleada por la cándida pero desconcertante presencia de Vivian.







LA AUTORA:
Pilar Parralejo (más conocida en la red como Kukuruxo) nació en Barcelona en 1982. De pequeña siempre le gustó fantasear e inventar sus propias historias, le gsutaba repartir sus muñecos sobre la cama e interpretar con ellos las historias que se inventaba. Desde que a los catorce años su profesora de lengua y literatura le sugiriese que se dedicase a escribir no ha dejado de hacerlo. Tiene centenares de ideas que desea escribir y publicar algún día. Empezó dando a conocer sus obras en una plataforma para autores en Internet, consiguiendo miles de seguidores y millones de lecturas. A Pilar le obsesiona el rosa, el olor a vainilla y los gatos. Adora escuchar música a todas horas y siempre lleva encima su iPod y su móvil cargados con cientos de canciones.
SU WEB


MI OPINIÓN:
      Vivian McPherson es la asistente de un director en el Edificio A de Industrias Gable hasta que, un buen día y debido a su torpeza, choca contra el dueño de toda esa industria: Clifford Gable. Este hombre se sorprende al darse cuenta que para él está trabajando una persona que parece que vive en la miseria más absoluta y decide averiguar quién es y para quién trabaja.
      La sorpresa que se lleva es enorme al darse cuenta que nunca jamás, en dos años, ha fallado a su puesto de trabajo, que tuvo las notas más altas de su promoción en la carrera de Empresariales y que, a pesar de ello, tiene el sueldo más bajo de todos los empleados. En ese mismo instante, el señor Clifford Gable toma una decisión que cambiará radicalmente la vida de Vivian McPherson.
     Sin a penas cruzar 10 minutos de conversación con la pobre Vivian en su actual "vivienda" (tras problemas familiares por sus estudios, su familia la echó de casa y ahora malvive en un callejón maloliente, oscuro y lleno de basura), decide que será la asistente perfecta para Daniel Gable, su hijo y director general de Industrias Gable.
     El conflicto empieza el día en que Daniel se da cuenta que su padre le ha puesto una asistente. Él no la necesita; se basta y se sobra para llevar a cabo su trabajo, que además le gusta, y no quiere ser el último en enterarse de sus propias reuniones. Por ello, decide hacerle la vida imposible a su nueva asistente; de esa forma, ella tendrá que dimitir y él seguirá tan tranquilo como hasta el momento.

    Así empieza la nueva vida de Vivian, con un jefe que la detesta y con un ambiente hostil en su puesto de trabajo; con un piso que no podría haber imaginado tener y montones de ropa que poco tienen que ver con su anterior vestuario. E incluso con un portero muy amable, simpático y guapo que le pide una cita. Vivian no se lo puede creer. 
      De la noche a la mañana la vida de Vivian ha dado un giro de 180º pero, lo que ella no se espera es que, finalmente, el amor llamará a su puerta. ¿Será el atento portero? ¿Un amor del pasado con quién se reunirá en una cena de trabajo sin saberlo y que prácticamente no la reconoce en un primer momento? ¿O la extraña atracción que siente por su jefe y que le hace sentirse extraña cuando no tiene noticias suyas? 

     A lo largo de la novela Vivian irá descubriendo sentimientos que creía olvidados, enterrados o que no era capaz tan siquiera de sentirlos. Cada uno de los personajes masculinos que se cruzan en su camino le hacen despertar sentimientos que no creía que fuera capaz de sentir. Y ahora, prácticamente al final de la novela, se siente en una encrucijada: no sabe qué hacer con su vida; si arrepentirse y no saber nunca con certeza los sentimientos de él o, por el contrario, seguir adelante con su decisión a pesar de perderlo para siempre.

      La autora de la novela nos ha dejado el final prácticamente a la elección de sus lectoras pues cuenta con un final alternativo, con un capítulo extra y con un epílogo que no dejará indiferente a aquel lector que, como yo, no se conforma con el final que se nos propone desde un principio y quiere conocer las diferentes ideas que tuvo el escritor en su momento. 
      Aún así, he de decir que los dos finales me resultan un poco increíbles aunque uno más que otro. El capítulo extra me desconcierta sobremanera y me choca; no pega con la figura del personaje de Vivian y, en cambio, el epílogo es tan diferente al capítulo extra que prácticamente lo hace desaparecer. 
      Al principio el personaje de Vivian me daba pena pero luego la veía tonta; ¿cómo podía dejarse mangonear de esa manera por todo el mundo? Hasta que no descubrimos un poco de su vida, un poco de su pasado, nos resulta muy difícil entender cómo una mujer joven podría conformarse con lo que le ocurre. Pero, poco a poco, Vivian McPherson va cogiendo valor y su carácter se va consolidando hasta llegar a una actitud final muy diferente de la inicial.
      Se podría decir que es la evolución del capullo de seda a la mariposa pero, es algo que seguro que pensabais que iba a ocurrir, ¿no es así?
    
    Una novela que si bien al principio parecía no engancharme (los 10 primeros capítulos), me sorprendió gratamente cuando no pude soltarla en ningún momento y en apenas dos días la tenía leída. 100% recomendable si os gustan las novelas románticas.

Y vosotros, ¿habéis leído algo de esta escritora? ¿Me recomendáis alguna otra de sus obras? ¿Qué opinión os merece Una cenicienta en la oficina?


Besos y... ¡nos leemos!





2 comentarios:

  1. En este caso no me quedo con la recomendación porque no soy de romántica.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Por el momento no me apetece.
    Un beso :)

    ResponderEliminar